El cielo es morado

Maldita sea, no he trabajado más que dos días de la semana, el resto estuve enfermo y gasté más de lo que pude haber ganado trabajando completamente en medicina. Me alegro que no haya sido el virus, el que está de moda, si me hubiese contagiado de eso lo hubiera odiado, hubiese pertenecido al grupo …

Sigue leyendo El cielo es morado

Puntos suspensivos

Tres puntos suspensivos antes, tres después; qué podría pasar en ese transcurso, no sé, tal vez una eternidad y es lo qué pasa entre Eunice y yo. La distancia entre un punto y otro son millones de kilómetros, y son tres, haz la multiplicación, matemáticas básica. Pero hay más que eso, si fuera sencillo hasta …

Sigue leyendo Puntos suspensivos